En la actualidad cada vez crece más el interés por definir que alimentos en términos de calidad y cantidad se deben consumir para mantener una alimentación que favorezca la salud.

En principio para que un nutricionista defina lo anterior, debe establecer cuáles son las necesidades energéticas y nutritivas del individuo. Internacionalmente se han adoptado las 2000 calorías al día como valor estándar para una persona sana, sin embargo, este constituye solo un valor de referencia ya que la cantidad de energía que se necesita durante un día responde a las características individuales.

Para comenzar se debe tener en cuenta cuál es el metabolismo basal, es decir, la energía que el cuerpo emplea en mantener las funciones vitales y que está influenciado por características propias del individuo tales como:

• Edad: existen algunas etapas que demandan mayor cantidad de energía y por tanto mayor consumo de calorías, por ejemplo: la adolescencia, el embarazo y la lactancia. Por lo general, mayor edad implica una menor necesidad calórica, sin embargo, la actividad física influye de manera importante en el gasto calórico.

 Edad: existen algunas etapas que demandan mayor cantidad de energía y por tanto mayor consumo de calorías

 

• Género: las necesidades energéticas de los hombres suelen ser más altas debido a que la masa muscular es mayor a la de las mujeres.

Género: las necesidades energéticas de los hombres suelen ser más altas debido a que la masa muscular es mayor a la de las mujeres

 

• Peso y estatura: el tamaño corporal condiciona directamente la cantidad masa libre de grasa, debido a que se relaciona con la cantidad de masa muscular y de masa ósea.

Peso y estatura: el tamaño corporal condiciona directamente la cantidad masa libre de grasa, debido a que se relaciona con la cantidad de masa muscular y de masa ósea

 

Además del metabolismo basal, el gasto de energía producido después del consumo de alimentos y la actividad física condicionan el requerimiento diario de consumo de calorías en un individuo. Los nutricionistas- dietistas tienen la capacidad de considerar estos aspectos y entregar las recomendaciones en términos de una alimentación saludable.

Asegúrate que tu alimentación esté respondiendo a la demanda de energía de tu organismo. Haz de las calorías tus aliadas y mantén un equilibrio entre las que consumes y las que gastas. Recuerda obtener calorías de diferentes alimentos que contribuirán al correcto funcionamiento del cuerpo. Y complementa tu alimentación con un vaso de Bénet, que te aporta 200 calorías, equivalentes a un refrigerio de acuerdo a recomendaciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud en una dieta basada en 2000 calorías al día, además contribuye a cubrir tus necesidades diarias de fibra, vitaminas y minerales para ayudarte a alcanzar una nutrición adecuada.

complementa tu alimentación con un vaso de Bénet

 

Isabel Cristina Pulgarín Z.
Especialista en Nutrición de Grupo Nutresa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *